La Verdad. Miguel Hernández Valverde


Valorar la obra de esta polifacética artista sin cruzar al lado humano es difícil, su limpia mirada y el respeto que irradia hacia los demás, hace que la objetividad con que uno mira su obra se vea, quizás en cierto modo condicionada por este hecho.

Detrás de cada fotografía uno tiene la impresión que se esconde una vieja historia o un recuerdo de infancia, y sobre todo le hace ver a uno que la vida puede y debe verse desde otras ópticas.

Sus cuadros, en cambio, dan la sensación de buscar continuamente su camino, su capacidad creadora todavía no ha reventado en su interior y sus mejores cuadros están aun por llegar.

Déjense llevar por la transparencia de su obra, mire cada uno de ellas y descubrirá esos pequeñas detalles que ella visualiza de forma natural. Sólo así se podrá entender una obra donde la provocación, los sobresaltos y los ruidos dejan paso a la armonía, la paz y el sonido de un violín en la distancia.

Miguel Hernández Valverde